Av. Córdoba 939 Piso 3 (C1054AAI)Buenos Aires | Argentina(+54) 11 5254 8900

CONSEJOS | Diez razones para visitar Puerto Plata

Siempre
hay motivos para conocer este destino que se localiza en la costa norte
de República Dominicana. Su característica es la riqueza natural. Por
eso, más allá de sus playas, atesora una diversidad geográfica única
entre montañas, ríos, saltos de agua y bosques.



Al norte de República Dominicana se abre una región pródiga en paisajes:
además de sus indiscutibles bellas playas, despliega montañas, ríos,
saltos de agua y mucho verde. Puerto Plata tiene, además, historia y
poblados de interés que se asientan en sus alrededores. Por eso, si uno
no estuvo, bien vale la pena conocer, pero si ya viajó, siempre hay
motivos para volver.
-Centro histórico. Cuando cae el implacable sol
caribeño es hora de enfilar hacia el centro histórico de Puerto Plata,
un conglomerado de casas de estilo neoclásico y victoriano de fines del
siglo XIX devenidas en tiendas, bares y clubes nocturnos. El paseo
tomará como epicentro al parque principal en cuyo derredor se ubican la
Catedral de San Felipe, el Club de Comercio, el Ayuntamiento, el Club Fe
en el Porvenir y la glorieta central. Muy cerca de allí se levanta el
Museo del Ámbar, en una antigua y esplendorosa mansión de estilo
neoclásico, que contiene seres vivos fosilizados haces millones de años
en esas piedras semipreciosas. Como dato curioso, ahí se encuentra la
mosca que se aprecia en la película Jurassic Park, de Steven Spielberg.
-Malecón. Otra excursión para hacer al atardecer es
alquilar una bicicleta y seguir el derrotero del Malecón que se inicia
en la Fortaleza San Felipe, que data de 1577, construida para defender
la ciudad de los piratas. Posteriormente fue utilizada como cárcel. La
travesía bordea el océano Atlántico y culmina en Long Beach.
Para profundizar más sobre la historia, entonces habrá que alejarse del
malecón, incluso salir de los límites citadinos, y tomar rumbo a las
ruinas de La Isabela. El lugar tiene un significado fundamental ya que
se trata del primer asentamiento europeo en suelo americano. Este legado
yace en la ribera del río Bajabónico, donde se documentó la primera
misa católica, hoy simbolizada con una iglesia construida en 1994. Como
cierre del paseo, la playa Luperón está ahí nomás. Si bien está jalonada
por rocas, cuenta con un área apta para bañarse.
-Ron Brugal. Esta pócima casi mágica que es necesario
probar se origina de la combinación justa y perfecta entre el alcohol
destilado preparado en San Pedro de Macorís y el agua de manantial que
prodiga la región de Puerto Plata. Todo se inicia con la caña de azúcar
cultivada en suelo dominicano que da lugar a la melaza, la cual se
fermenta y destila. El producto pasará un tiempo largo –mínimo un año–
madurando sus sabores y aromas en barricas de roble blanco americano
para terminar en una botella sobre la mesa de un afortunado comensal. El
proceso y sus secretos pueden conocerse de cerca en una visita guiada
que también contempla la posibilidad de comprar el ron.
-Playas. Hay varias que se suceden por más de 100 km.
Cabe mencionar Punta Rucia, al oeste de Puerto Plata, apenas retirada de
las áreas más turísticas, que ofrece arenas blancas y hermosas vistas
de las montañas. Es popular entre los aficionados al esnórquel, debido a
la presencia de un gran arrecife de coral; y por quienes practican
birdwatching, ya que atesora una laguna que es morada de varias
especies.
Menos difundidas, pero muy bonitas al final son Caletón, una playa algo
escondida entre la vegetación, ubicada en la carretera entre Río San
Juan y el desarrollo del complejo de golf y playa, Playa Grande. Quien
desee un espacio tranquilo, El Bretón es una pequeña caleta cuyas aguas
apacibles son perfectas para nadar o practicar esnórquel. Playa Grande,
en cambio, refleja en su nombre lo que es: extensa y con un paisaje
adornado por palmeras. Está situada entre Río San Juan y Cabrera, a unos
120 km. al este de la ciudad de Puerto Plata.
Uno de los polos más desarrollados turísticamente es Costa Dorada, con
un puñado de hoteles all-inclusive; y Playa Dorada, donde se levantan
varios complejos hoteleros, la mayoría con la modalidad todo incluido,
así como un campo de golf de 18 hoyos diseñado por Robert Trent Jones y
un centro de entretenimientos con restaurantes, discotecas y casinos que
complementan la oferta de diversión.
A 25 km. de Puerto Plata, Sosúa continúa siendo un gran imán para los
turistas. Su playa en forma de U es muy buscada por sus aguas calmas y
de color turquesa, así como por su riqueza submarina que la hace
perfecta para los amantes del buceo y el esnórquel (en el sitio El
Canal). Cabarete, por último, es el destino predilecto de los jóvenes,
bohemios y adeptos a los deportes de aventura.
-Paseos cercanos. Si el turista ya conoce cada una de
las playas y está ávido de nuevas propuestas, entonces podrá tomarse una
excursión en busca del cayo Paraíso, un promontorio de arena que a
veces desaparece por las olas del mar, rodeado por arrecifes, siendo la
meca de los buceadores y los menos avezados que se animan al esnórquel.
Otra alternativa bien diferente es cubrir la Ruta del Cacao, en
Altamira, conocer de cerca las plantaciones, el proceso de elaboración y
hasta darse el gusto de probar el chocolate. Por último, al oeste de
Puerto Plata es posible descubrir el Santuario de Mamíferos Marinos y
observar a los manatíes que habitan allí.
-Aventura. En las montañas de la cordillera Central,
tapizadas por pinos, se recuesta el pueblo de Jarabacoa. La propuesta
consiste en un paseo a caballo por la zona y como corolario un baño en
el salto del Baiguate.
Quien se incline por más aventura, en estas tierras es posible practicar
rafting: en el río Yaque del Norte es muy usual. Hay programas de día
completo que incluyen el almuerzo.
Otra posibilidad es el buceo en cavernas de agua dulce, que se
encuentran a poca profundidad, con una excelente visibilidad (61 m.).
-Chicos. A 5 km. de Puerto Plata, en Cofresí, se
encuentra el Ocean World Adventure Park, donde el viajero tendrá la
opción de nadar con delfines, interactuar con rayas y tiburones,
presenciar los espectáculos de leones marinos y visitar el área de aves
tropicales. También hay un acuario de arrecife de coral para sumergirse
en medio de cientos de peces exóticos.
Especial para los adolescentes, Fun City cuenta con tres pistas de
go-karts donde se puede correr a alta velocidad. Para los más chicos
ofrece la atracción de los autitos chocadores. Cabe mencionar que Fun
City está cerca de los hoteles de Playa Dorada y Costa Dorada.
Localizado entre Sosúa y Cabarete, Monkey Jungle es el hogar de los
monos capuchinos. Además, este parque dispone de una tirolesa con siete
estaciones.
-Vida nocturna. Más allá de las propuestas de diversión
de los hoteles, existen otras alternativas en la ciudad y los
alrededores para bailar merengue, bachata y salsa. Rancho Típico, en
Puerto Plata; y el Bar Hemingway, en Playa Dorada Plaza son algunas de
las propuestas. Asimismo, el turista puede disfrutar de Visite
Bravíssimo, el show de Ocean World, que incluye entrada a la discoteca
Lighthouse Disco y al casino. Pero el destino que más actividad nocturna
tiene es sin dudas Sosúa, considerado el pueblo que nunca duerme. A
todas estas posibilidades se suman los casinos que disponen algunos
hoteles.
-Diversidad natural. La zona se caracteriza por una
diversidad geográfica única que puede descubrirse en vehículos todo
terreno. Plantación de frutas tropicales, el campo dominicano, las
comunidades rurales y los 27 Saltos de Damajagua forman parte del
derrotero. Pero este último merece un capítulo aparte. Se trata de una
excursión por la montaña siguiendo el cauce del río. Quienes deseen
afrontar el reto deberán ascender durante una hora para luego descender
tres horas a través de cascadas de hasta 13 m. que jalonan el lugar. Sin
embargo, es posible emprender una aventura más corta para conocer sólo
siete saltos. Esta propuesta está a media hora de la ciudad.
Otra faceta de la riqueza natural es la llegada de las ballenas que se produce de enero a marzo en el área de Silver Banks.
-Jóvenes. Por su oferta de turismo aventura en el mar y
su vida nocturna, Cabarete es el destino predilecto de los jóvenes.
Allí se practica kiteboarding, windsurf y vela. Los fines de semana son
un espectáculo, ya que el mar se llena de barcos y entusiastas del
deporte. 
Cuando llega la noche, los bares, restaurantes y discotecas abren sus puertas para recibir a turistas y locales.
Dónde informarse sobre esta nota:
Neptuno Viajes
t .  54 11 5254 8900
s.  www.neptuno.tur.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *